resurrection fern.

miércoles, 5 de mayo de 2010
Hay algo hermoso en la oscuridad.
Algo fascinante en las palabras de Murakami, en medio del polvo y del acero, entre los sonidos que buscan desesperadamente su origen. En los lugares silenciosos de mis pesadillas, los inmensos edificios vacíos y las minas de carbón.
Quiero un no-sé-qué en el hueco de la palma de mi mano, una chispa brillante, una llama viva, una especia desconocida. O quizá un veneno. Mis ojos brillan peligrosamente.

Hay algo hermoso en el miedo.
Hay algo hermoso en el miedo, que me da ganas de escribir, incluso en plena noche, envuelta entre el mundo de los sueños y la negrura de la habitación. Con la tranquila música de fondo a la vez que se resquebrajan los muros por encima de mis sienes sudorosas.

Hay algo hermoso en el dolor.
Hay algo hermoso en el dolor, en mi pecho inflado, en la voz quebrada de los que cantan para ayudarme a conjurar.

A veces, sólo a veces...
A veces me gustaría crear más pesadillas.

1 Espejos rotos:

ivan raigosa dijo...

es tan dolorosa esa sensacion en el pecho...hasta detestable por algunos segundos, pero luego te terminas aconstumbrado...hasta te encanta el dolor...aunque no quieras sentirlo...aunq te encante...solo quieres q ella regrese....en mi caso claro...